fbpx

Ecología Política

O accede para acceder a tus cursos

El Nuevo Programa Social

#Decrecimiento #ColapsoSistemico #PobrezaEnergética #CrisisHumanitaria 

El próximo modelo de desarrollo deberá asumir antes que nada la ineludible condición decreciente de la actual economía basada en recursos naturales no renovables. Tampoco la proletarización de la población humana resulta una alternativa de progreso si antes no se recalculan adecuadamente los flujos de energía que habrán de alentar sus nuevas concentraciones poblacionales. La incorporación de complejidad tecnológica a una demografía concentrada y creciente, configura el peor escenario donde afrontar un colapso energético. La moneda nunca fue un recurso, de manera que su empleo paliativo toca techo inexorablemente ante el agotamiento material de un recurso dado.

Las conurbaciones suburbanas ante la nueva situación de pobreza energética, carecen de alternativas. La concentración humana impide la tracción a sangre e imposibilita la producción agro alimentaria de proximidad. Antes si, se concentran en un número creciente los miles de desplazados sociales, sin hogar, ni ocupación, bajo condiciones de desprotección y desmembramiento familiar creciente. Un terreno aceleradamente degradante acompaña cada nuevo recorte; en tanto un contexto disolvente exhibe ya el inevitable comienzo de una crisis humanitaria de gran escala.

Una explosiva situación social recorre ahora la región y evidencia el obsoleto ideario progresista como hipótesis de desarrollo posible de practicar. Así comienzan a resquebrajarse los cimientos de aquel contrato social con el que alguna vez se elevaron los valores republicanos característicos de nuestras jóvenes democracias americanas: La salud pública, la educación gratuita, el salario mínimo y la vivienda digna. Valores que atrajeron a habitar nuestras modernas metrópolis a una población rural sólidamente respaldada por sus culturas históricas, y que ahora enfrentan una creciente pauperización, cuando no la completa indigencia.

Las múltiples salidas para eludir o moderar el creciente efecto pauperizante del modelo neocolonial, liberal, extractivista, carecen por el momento de aquel sentido ejemplar con el que alguna vez alumbraron al mundo las ideologías manadas de las ciencias sociales europeas. Las culturas alternativistas, como las energías limpias son por ahora un soñado privilegio más en la lista de compras de los sectores pudientes. Múltiples modelos que sirven solamente a sus dueños, demuestran por ahora que no estamos enfrentando solamente una crisis, sino un genuino decrecimiento; y el peligroso pronóstico de un verdadero colapso sistémico de gran envergadura.

El desencuentro 

#SupremacismoBlanco 

Desde el primer contacto con el nativo americano hace ya más de 500 años atrás, ha estado plasmada de una  manera inapelable la supuesta superioridad del hombre europeo por sobre el americano. Una superioridad infundada desde todo punto de vista valorable como logro civilizatorio. Una comunidad científica americana albergaba más almas urbanas, pavimento y compleja organización comercial, de las que jamás dispuso el Imperio español para su tiempo. Un piquete de náufragos que no podía calcular su posición en un mapa, y que no disponía tampoco de un calendario preciso como para afirmar la fecha en que se encontraban; componían usualmente las criminales tripulaciones de las expediciones coloniales. 

Sólo ocurría que la estirpe americana carecía de la crueldad suficiente como para justificar con violencia todo tipo de objeción que a sus malignas autoridades objetartan. Impusieron entonces la condición de herejes a nuestros pensadores y de esclavos a nuestros pueblos con la solvencia que aún lo hacen en el presente toda vez que contacten a un nativo originario o simple campesino de nuestro suelo.

Sobre la base de la supremacìa impuesta, aún se condena e impone de carga tributaria. Se sojuzgan y esclavizan pueblos de pieles enrojecidas y se concentra riqueza y autoridad en manos de quienes mejor imitan la tonada del usurpador colonial, en las más variadas de sus formas.

El Reencuentro      

Inexorablemente, la prepotencia, el prejuicio racial, la discriminación religiosa y la exclusión económica habrían de tocar techo alguna vez. No es un descubrimiento reciente el contradictorio escenario de debate intelectual que componen la razon colonial, frente a nuestras cosmovisiones nativo americanas. Sólo que otrora, a esas disidencias se las castigaba y ahora en la era de la comunicación instantánea, se las escucha. Así acuden en solidaria convergencia numerosos conflictos territoriales, cuyo antiguo dilema no ha debido parecer necesario volver a debatir, y sin embargo, lo son. Pueblos remotos y de diversos climas, se encuentran nuevamente con la argumentalidad de la vía liberatoria olvidada. Las razones justificantes del secular saqueo; recurren otra vez más a las mismísimas fuentes de las grandes causas emancipatorias americanas. 

Es esencial comprender ahora por qué nuestros sistemas de creencias tan permisivos y espontáneamente liberales fueron conculcados. No es posible gobernar a gente autónoma e independiente. Sólo el autómata de la era colonial puede ser moldeado como sujeto en el represivo campo de acción combinado de las tiranías cristianas de factura europea.

Nuestros valores, siempre han sido verdaderos frente a los de ellos y su prueba más cabal es su renovada vigencia. Sus principios parten de un humano que emerge de su entorno natural y forma parte de un relato mayor donde la continuidad de la vida como sustancia consciente lo orienta, tan amorosamente como gobierna a las demás formas de vida en la tierra. Padre Sol, Madre Tierra en armónico equilibrio inspiran otra estructura social más armónica en el plano familiar y con todas las demás formas de vida de nuestro planeta. 

La actual decadencia política, económica y social se debe primordialmente a la obsolescencia de los valores occidentales. La decadencia de sus estructuras, la violencia y la arbitrariedad que los caracterizó antaño, conjugan ahora la razón de su decadencia. El actual colapso sistémico en ciernes.   

Módulos